Para la gran mayoría de los estudiantes, es un sueño estudiar en el extranjero, aunque en la realidad sean pocos los que logran materializarlo. Son innumerables los factores que pueden jugarles en contra, desde aquellos de tipos monetarios, legales, educativos, hasta familiares y afectivos.

Por ello, la decisión de viajar a un país distinto al de origen, debe ser muy bien razonada y estudiada, además de discutida con todas las personas involucradas. Sin embargo, existen otros aspectos que deben ser tomados en consideración, así que toma nota.

Antes de preparar las maletas

Lógicamente, se debe tener la motivación necesaria y muy propia y personal para atreverse a esta aventura. Es la iniciativa lo que marcará la diferencia entre un viaje exitoso y otro que no llegue a buen término. En este sentido, los estudios en el extranjero, pueden ser para prepararse en otros idiomas, o para especializarse en un área en específico.

Ya definido este aspecto, conviene investigar los lugares en donde sea posible estudiar lo seleccionado, (si ya no se tiene preestablecido), abarca este aspecto, todo lo correspondiente a la economía, cultura y tradiciones, forma de vida y leyes del país en cuestión, además de los requisitos necesarios para poder ingresar al mismo.

Es recomendable además, explorar alternativas de financiamiento de una parte de los estudios o la exoneración total de los mismos. Existen muy buenas alternativas actuales, tales como las becas de Universidades, Institutos, ONG, Gobiernos y organismos multilaterales, pero además, muchas empresas optan por invertir en la formación de capital humano, que posteriormente se incorporará, a su retorno, a su ambiente laboral. Queda también, la posibilidad de un intercambio cultural o académico.

Los papeles que se necesitan a nivel educativo para poder ingresar al sitio destino de estudios, deben organizarse con anterioridad y verificar su validez actual. Conviene contar con un juego de cada documento, como precaución. Además, se debe tener presente, lo relacionado a la Apostilla de la Haya para los documentos, o la legalización según sea el caso.

Finalmente, se debe considerar los aspectos migratorios respectivos. Pasaporte, visa estudiantil y alojamiento, pues en muchos países, este aspecto es obligatorio para ingresar al mismo.

Cuando ya te encuentres en el extranjero

SI has llegado a este paso, superaste tu miedo a las alturas (si viajaste en avión) y ya te encuentras en el país de destino. Entonces, aunque superaste los trámites administrativos y burocráticos, ahora es que comienza la aventura.

Además de registrarte en la residencia seleccionada, debes inmediatamente ponerte al día en la Universidad o Instituto en el cual se decidió estudiar. Pues es necesario, registrar tu ingreso al mismo, y cumplir con los requisitos, firmas de acuerdos y demás que exija la Institución.

Posteriormente, es gran sugerencia, hacer un reconocimiento del lugar, no sólo de las áreas de estudios sino también familiarizarse con el trayecto ida y vuelta hacia las mismas, con antelación. No querrás llegar tarde tu primer día.

Así mismo, muéstrate espontaneo, sincero, empático y accesible, respeta las costumbres y tradiciones del lugar, y procura conocer y visitar muchos lugares. Esto resultará en una experiencia enriquecedora, que ayudará a la madurez personal.

Finalmente, para evitar problemas legales, ten en cuenta que como emigrante (seguramente con visa de estudiante), tendrás prohibido laboral, así que no caigas en la tentación. Aprovecha el tiempo de ocio, para explorar esa nueva cultura.

En la actualidad, no es extraño ni mal visto que las personas utilicen trucos para ganar en los videojuegos. Más bien, se trata de un nuevo fenómeno cultural donde las personas que se aficionan a los juegos de video quieren, cada día, ser mejores en lo que hacen.

Sin importar si se trata de un juego entre compañeros de trabajo, o de un torneo regional entre jóvenes de su ciudad.

Y es que los videojuegos están en auge. Cada día hay más móviles con capacidad de hardware como para soportar un videojuego de calidad gráfica acuciante. Pero también, no debemos olvidar, las consolas bajan de precio conforme crece el consumo de móviles y tabletas.

Ante todo esto, surgen los sitios como Demium Games, donde recopilan consejos y trucos para ser los mejores en cada videojuego. Sitios, cabe decir, cada día con más popularidad.

Pero, ¿tiene alguna ventaja utilizar trucos para los videojuegos más populares?

Los videojuegos en tiempo real sin desventaja inicial

Ya se han acabado esos juegos de arcade donde cada vez que te veías derrotado sólo tenías que reiniciar.

Hoy en día, la moda está enfocada en los juegos en línea y en tiempo real. Es decir: si ganas, todos los demás pierden. Pero si pierdes, no hay manera de reiniciar.

Cuando recién comienzas, tienes una desventaja inicial terrible. En primer lugar, hay mucha gente que conoce mejor el juego. Y en segundo lugar, tendrás una curva de aprendizaje inicial antes de dominar a cabalidad ese videojuego.

Si se tratase de una partida de arcade, no pasa nada. Pero, en un juego en tiempo real es necesario comenzar ganando para no quedar en una desventaja irrecuperable.

Por eso, al menos con un par de trucos, sabrás que podrás aumentar sus porcentajes de partidas ganadas con respecto a las que pierdas. Que alguna pérdida tendrás, siempre.

Superar a los mejores

Del mismo modo que se dice que los fisicoculturistas no llegan a tener ese nivel de músculo sin usar “trucos”, los gamers de élite no han llegado hasta allá utilizando sólo su conocimiento y su mando.

Es una obviedad que los mejores hacen trucos. Y, más que eso, conocen cuál es el truco indicado para cada ocasión en el videojuego.

Si quieres estar entre los mejores, mantenerte, y superarlos, necesitarás sí o sí utilizar trucos. Aprenderlos, dominarlos, hacerlos parte de tu estrategia. Pero siempre, y esto debes tenerlo claro, tenerlos como la carta bajo la manga.

Si puedes ganar las partidas sin necesidad de hacer trucos, serás el mejor de los mejores.

Los mejores trucos, por ende, los encuentras en Demium Games.

Si acaso, se trata del proceso más engorroso dentro de todos los años que tendremos como universitarios. La tesis, o el proyecto final de grado, es una situación por la que sí o sí tendremos que pasar. Pero, antes de irte de canchero en menospreciar la tesis, hablemos de todo lo positivo que puede traer a la carrera profesional de los jóvenes que tienen el fin de su carrera universitaria por delante.

El tema de la tesis va más allá de aprobación universitaria

Muchas veces, el tema de la tesis que hemos realizado está cónsono con la realidad de nuestro campo de estudios, o vinculado directamente a los tutores y posibles jueces, de forma que agrade y cautive desde el primer momento, y las probabilidades de éxito sean altas.

Sin embargo, profesionales de la educación y de la investigación añaden que esto no debe ser así; sino que por el contrario se deben buscar temas que sean profundos, novedosos, y que le cautiven y agraden al autor de la tesis.

De esta manera, el tema de la tesis puede ir más allá de la aprobación de un semestre, para convertirse en su principal campo laboral –especialidad- para cuando le toque entrar al mundo laboral.

Una tesis que roza la especialidad

Muchos profesionales han comenzado a trabajar inmediatamente después de realizar su tesis. En muchas ocasiones, les toca la oportunidad de un libro, de una ponencia, o de conferencias en muchas regiones del país, del continente o del mundo.

Por eso, la tesis debe cumplir con dos puntos fundamentales: debe apasionar a su autor; y debe aportar mucho a su carrera post-universidad.

Es decir, que no es un tema puntual para dar fin a la carrera universitaria, sino que debe ser tratado como el punto de inicio para su carrera fuera de la universidad, cuando le toque diferenciarse del resto en un nutrido ecosistema laboral.

Es por ello que el concepto errado de animadversión a la tesis debe ser desterrado de los universitarios actuales, a fin no sólo de obtener mejores resultados académicos en el corto plazo, sino también a fin de conseguir mejores resultados laborales (éxito, reconocimiento, finanzas) en el largo plazo.

No podemos engañarnos. Uno de los principales problemas que afrontamos es el desempleo. El paro. Y es una realidad que afecta a jóvenes y a adultos por igual. Pero, principalmente, y como nos aboca en el concepto universitario de este portal, hemos querido determinar cuáles son los recursos indispensables para postularse a un puesto de empleo, y conseguir el cargo sin sufrimientos añadidos.

Es de decir que, ante la crisis (global, quizás), las empresas colocan oportunidades de empleo en la mayoría de las bolsas conocidas. Sin embargo, piden una serie de requisitos que la mayoría pudiera no tener. Esto lo hacen para conseguir al candidato ideal. Pero, realmente 8 de cada 10 empleos son dados a personas que no cumplían el 100% de los requisitos.

Por el contrario, eran personas que compartían fielmente algunos de los siguientes, que hemos considerado obligatorios para la realidad laboral actual.

Formación académica

O formación profesional en determinada actividad, si aplica. Aunque las universidades de algunos países parecen no ir cónsonas a la realidad de su nación; en otros lugares sí que la formación académica es factor indispensable para “alinear” con la sociedad laboral.

Por eso, si quieres conseguir un buen empleo, y no tardar mil años en su búsqueda, lo mejor es que tengas un título universitario. Muchas son las carreras a elegir.

Conocimiento de idiomas

De que estamos en un mundo globalizado, no quedan dudas. Por eso, aprender una segunda lengua es parte fundamental del conocimiento, y uno de los puntos más fuertes dentro de cualquier currículo.

Aunque, por defecto, cuando se habla de idiomas en un currículo se habla de inglés, no siempre tiene que ser la lengua anglosajona la que necesites aprender. Hay muchas empresas que buscan personas que sepan alemán, portugués, ruso o mandarín. La competencia para estos puestos suele ser baja, además.

La experiencia

Para un joven recién salido de la universidad, esto puede ser una traba de irremediable solución. Pero no siempre es así. La experiencia no siempre va acompañada de años de antigüedad en una empresa anterior, sino que puede ir acompañada de proyectos propios que han tenido éxito.

Por eso, si quieres asegurar un empleo en el futuro, comienza ahora mismo con el autoempleo. Emprende algo, por sencillo que parezca. Sobre todo si es relacionado con tu formación académica. ¿Tiene alcance global? Pues, mejor.

Al final, no necesitas todos los requisitos: si tienes la formación académica relacionada al puesto, conoces de idiomas a la perfección, y tienes experiencia contrastable, tienes mucho más de lo que imaginas. Incluso, en algunos lugares, podrás darte el lujo de acordar un salario mayor al propuesto.

En los últimos tiempos, el término examen psicotécnico ha estado presente en la mayoría de las ofertas de empleo de España. Producto de la crisis, los empleadores / contratantes quieren estar totalmente seguros y resguardados de que la persona que está optando al puesto es, realmente, el candidato ideal, por capacidades, conocimiento y personalidad.

La mejor forma de hacerlo, casi siempre, es mediante este tipo de exámenes, llamados psicotécnicos por la forma en que abordan los conocimientos de los postulantes.

No importa si eres trabajador de vieja data o si eres un estudiante universitario que se prepara para su primera aventura en el mundo laboral. Estos consejos te ayudarán a superar tu siguiente test psicotécnico.

¿Cuál es la respuesta correcta?

En primer lugar, debes tener en consideración que la mayoría de los exámenes o pruebas psicotécnicas se basan en test calificativos. Es decir, que para cada pregunta tendrás entre 5 y 10 opciones para responder. Y, lo mejor de todo es que ninguna respuesta es incorrecta, y todas pueden ser correctas, dependiendo de la apreciación y el enfoque de quien responde.

De allí que sean tan difíciles de realizar.

Por ejemplo, se te preguntará en cómo influye la temperatura de una oficina en el rendimiento laboral propio, y de acuerdo a la escala (de 1 a 5, o de 1 a 10), deberás responder cómo y cuánto influye. Una respuesta que se basará estrictamente en tu apreciación.

Los exámenes psicotécnicos son muy densos

A muchas personas les genera cansancio y ansiedad responder a los exámenes, porque son muy largos. Algunos pueden tener preguntas en mayor cantidad de mil.

El consejo es siempre estar alerta y motivado para dar respuesta, ya que una calificación incorrecta, por inalterable que parezca, puede cambiar el resultado completo de una evaluación, y podrás tener o no tener el empleo por ese simple error de apreciación.

Lo que sí, es que un trabajador, o un estudiante, debe estar preparado para responder el test con la mayor honestidad posible. De igual modo, debe siempre mantener un ambiente mental sobrio, para responder adecuadamente y no basado en una hipótesis irreal, o bajo condicionantes que no figuran explícitamente dentro de la pregunta formulada.

Afrontar un examen psicotécnico requiere de descansar bien el día anterior, leer mucho cada día (evitará que te entre la ansiedad), y saber que tu respuesta tiene que ser correcta para ti, sin importar lo que los demás crean correcto para ellos.