Para la gran mayoría de los estudiantes, es un sueño estudiar en el extranjero, aunque en la realidad sean pocos los que logran materializarlo. Son innumerables los factores que pueden jugarles en contra, desde aquellos de tipos monetarios, legales, educativos, hasta familiares y afectivos.

Por ello, la decisión de viajar a un país distinto al de origen, debe ser muy bien razonada y estudiada, además de discutida con todas las personas involucradas. Sin embargo, existen otros aspectos que deben ser tomados en consideración, así que toma nota.

Antes de preparar las maletas

Lógicamente, se debe tener la motivación necesaria y muy propia y personal para atreverse a esta aventura. Es la iniciativa lo que marcará la diferencia entre un viaje exitoso y otro que no llegue a buen término. En este sentido, los estudios en el extranjero, pueden ser para prepararse en otros idiomas, o para especializarse en un área en específico.

Ya definido este aspecto, conviene investigar los lugares en donde sea posible estudiar lo seleccionado, (si ya no se tiene preestablecido), abarca este aspecto, todo lo correspondiente a la economía, cultura y tradiciones, forma de vida y leyes del país en cuestión, además de los requisitos necesarios para poder ingresar al mismo.

Es recomendable además, explorar alternativas de financiamiento de una parte de los estudios o la exoneración total de los mismos. Existen muy buenas alternativas actuales, tales como las becas de Universidades, Institutos, ONG, Gobiernos y organismos multilaterales, pero además, muchas empresas optan por invertir en la formación de capital humano, que posteriormente se incorporará, a su retorno, a su ambiente laboral. Queda también, la posibilidad de un intercambio cultural o académico.

Los papeles que se necesitan a nivel educativo para poder ingresar al sitio destino de estudios, deben organizarse con anterioridad y verificar su validez actual. Conviene contar con un juego de cada documento, como precaución. Además, se debe tener presente, lo relacionado a la Apostilla de la Haya para los documentos, o la legalización según sea el caso.

Finalmente, se debe considerar los aspectos migratorios respectivos. Pasaporte, visa estudiantil y alojamiento, pues en muchos países, este aspecto es obligatorio para ingresar al mismo.

Cuando ya te encuentres en el extranjero

SI has llegado a este paso, superaste tu miedo a las alturas (si viajaste en avión) y ya te encuentras en el país de destino. Entonces, aunque superaste los trámites administrativos y burocráticos, ahora es que comienza la aventura.

Además de registrarte en la residencia seleccionada, debes inmediatamente ponerte al día en la Universidad o Instituto en el cual se decidió estudiar. Pues es necesario, registrar tu ingreso al mismo, y cumplir con los requisitos, firmas de acuerdos y demás que exija la Institución.

Posteriormente, es gran sugerencia, hacer un reconocimiento del lugar, no sólo de las áreas de estudios sino también familiarizarse con el trayecto ida y vuelta hacia las mismas, con antelación. No querrás llegar tarde tu primer día.

Así mismo, muéstrate espontaneo, sincero, empático y accesible, respeta las costumbres y tradiciones del lugar, y procura conocer y visitar muchos lugares. Esto resultará en una experiencia enriquecedora, que ayudará a la madurez personal.

Finalmente, para evitar problemas legales, ten en cuenta que como emigrante (seguramente con visa de estudiante), tendrás prohibido laboral, así que no caigas en la tentación. Aprovecha el tiempo de ocio, para explorar esa nueva cultura.

Comments are closed.

Post Navigation